Páginas vistas en total

16 ago. 2016

Salmos 29:10 El Señor tiene su trono sobre las lluvias; el Señor reina por siempre.

Cuando Dios pidió a Noé que construyera el arca pues habría de llover por 40 días y 40 noches, podemos darnos cuenta de lo que significa la lluvia pues cubrió toda la faz de la tierra incluyendo la montaña más alta.  Cuando hay un huracán o tormenta tropical, dicen que lo que más complica la situación no son los vientos sino que no pare de llover.  Los vientos como quiera destruyen y se terminan pero la lluvia frena toda posibilidad de hacer algo.  Sin embargo, el versículo dice que Dios tiene su trono por encima de las lluvias y reina por siempre.  Piénsalo.  No se trata de poesía ni alguna idea vaga.  Es una pequeña muestra de la grandeza del trono de Dios. 
Muchas veces he meditado en los milagros que hizo Jesús.  Las sanaciones.  Reprender tormentas.  Levantar a Lázaro de la muerte.  Alimentar a miles de personas con tan solo unos cuantos panes.  ¿Para qué lo hizo?  Lo que yo entiendo es que lo hizo para demostrarnos que tiene autoridad por encima de todo lo que vemos y más allá pues su milagro más importante es cuando dice: tus pecados te son perdonados; ve y no peques más; levántate y no peques más.  Lo hizo para enseñarnos a enfocarnos en lo que realmente es importante: la vida espiritual.  Mientras nosotros nos preocupamos por qué comeremos, vestiremos o dónde habitaremos, el Señor nos dice: Yo tengo poder por encima de todo lo que ves, preocúpate por amar a tu prójimo, por perdonar, por dejar de mentir, por ayudar, por vivir una vida que brinda gloria al Señor.  ¿Lo puedes entender?  Es totalmente opuesto a lo que aprendemos en la cultura de hoy.  La televisión te dice que debes ser de tal o cual forma en el aspecto físico y material mientras que Dios te muestra cómo transformar tu interior y por consecuencia tu exterior lo proyecta.  No se trata de buscar en tu interior.  No se trata de buscar en tu corazón.  No se trata de pensar positivo ni buscando atraer nada.  Se trata de entender que Jehová reina y su trono está por encima de las lluvias.  Deja de preocuparte por lo material.  Deja de preocuparte por lo pasajero y dedícate a cambiar para lo eterno. 
Uno de los mejores testimonios, ejemplos de vida, que he visto es cuando un familiar cercano como un padre, madre o hijo fallece y la familia se encuentra triste pero al mismo tiempo gozosa y con esperanza de que saben que ahora la persona que ha fallecido se encuentra con el Señor.  Saben que es cuestión de tiempo para reencontrarse con ellos y esto les trae gozo.  Por el contrario, las personas que no quieren aceptar al Señor, que prefieren vivir con lo que ven y no ir más allá se acaban cuando llega la muerte.  ¿Cómo puede existir esperanza sin Dios?  ¿Cómo puede existir certeza sin la palabra del Señor?  Imposible.  Mientras unos se atemorizan por las “tormentas”, otros nos gozamos en ellas pues sabemos que podemos confiar en nuestro Señor que reina por encima de todas.
Oración

Padre: en Ti confío.  Te pido perdón por mis pecados y que transformes mi forma de pensar para entender tu camino y no apartarme de Ti.  Hoy entiendo que debo poner atención a mi vida espiritual y te pido que abras mis ojos y pueda darme cuenta de todo aquello que va en contra de Ti.  Gracias mi Señor por tu amor en el nombre de Jesús Amén.

15 ago. 2016

Salmos 29:7-9 La voz de Jehová lanza ráfagas de fuego; la voz de Jehová sacude el desierto; el Señor sacude al desierto de Cades. La voz del Señor retuerce los robles y deja desnudos los bosques; en su templo todos gritan: ¡Gloria!

La presencia de Jehová es tan impresionante que cada vez que Moisés subía al monte y escuchaba las instrucciones de Jehová, cuando regresaba al pueblo tenía un brillo en su cara.  Imagina por un momento esta escena.  Simplemente por estar en presencia de Dios su cara resplandecía.  ¿Sabes?  Podemos pensar que literalmente cuando Dios habla sale fuego de su voz y se sacuden los desiertos, sin embargo, aunque no dudo ni un segundo que todo esto sucede cuando Jehová lo decide, pienso que el objetivo primordial es hacernos entender cuan fácil se derrumban nuestras murallas ante su voz.  Tu secreto más íntimo y mejor guardado sale a la luz con las ráfagas de fuego que salen de su boca.  Tu rencor que has guardado por años y años e incluso te aferras a que no salga, la voz de Jehová sacude ese rencor fácilmente.  Toda la estabilidad que le has querido dar a tu vida en un instante Dios la retuerce y nos deja desnudos.  ¿Para qué?  ¿Para qué permite Dios estos eventos?  ¿Por qué en ocasiones actúa tan fuerte el Señor?  Simple.  Para que aprendamos a darle la gloria que se merece.  La voz de Jehová la encontramos en la biblia.  Cada palabra fue inspirada por Él.  Cuando lees la biblia, cada pasaje va abriendo tu entendimiento y derribando tus barreras.  Mientras que uno quiere aferrarse a su enojo, coraje o resentimiento, Dios te perdona una y otra vez y te pide que hagas lo mismo.  Mientras uno busca estabilidad en el dinero, Dios nos arrebata todo en un instante y nos recuerda que todo le pertenece y quiere tener cuidado especial de ti y de mí.  Cuando pensamos que las cosas nos pertenecen, Dios sacude todo nuestro piso recordándonos que nunca decidimos cuándo estar enfermos ni tampoco cuánto tiempo vamos a estar aquí.  La biblia es extremadamente perfecta.  La biblia es la voz de Jehová, por consecuencia, la biblia es la que echa ráfagas de fuego directo a tu corazón.  La biblia es la que sacude y hace temblar todo tu ser.  La biblia es la que te deja desnudo frente a Dios y solo quedan tu pecado, tú y Él.  ¿Qué vas a hacer?  ¿Seguir tu camino?  ¿Darle la espalda?  Yo te recomiendo que te humilles y le des la gloria que se merece.
Lee la biblia y estúdiala.  Lee libros de autores como John Mcarthur, Charles Swindol, Rick Warren, Lee Strobel, Philip Yancey.  Todo esto te va a ayudar a tener un mejor entendimiento de lo increíble que es la palabra de Dios y podrás convertir esas ráfagas de fuego, esos temblores y sacudidas en algo que transformará tu forma de vivir.  Renovarás tu mente.  Renovarás tu entendimiento.  Renovarás tu perspectiva de las cosas.  Pero tienes que escucharla.  Tienes que leerla.  De lo contrario, no hay forma que puedas experimentarla.

Oración

Padre: gracias por dejarnos tu palabra disponible para escucharte.  Gracias porque hoy entiendo que tu voz sacude todo mi ser y me deja desnudo ante Ti para poder reconocerte y darte toda la gloria.  Perdona mis pecados.  Te pido que la sangre de Cristo me limpie y reconcilie contigo.  Transforma mi vida.  En Cristo Jesús.  Amén.

11 ago. 2016

Salmos 29:5-6 La voz del Señor desgaja los cedros, desgaja el Señor los cedros del Líbano; hace que el Líbano salte como becerro y que el Hermón salte cual toro salvaje.

Los cedros del Líbano son extremadamente famosos.  Su madera es resistente y aroma inconfundible (tuve que investigar al respecto).  Se utilizaban para embarcaciones o construcción en palacios.  Esto me ayuda a entender a lo que David se refiere cuando dice que la voz del Señor desgaja los cedros del Líbano.  Lo que en ese momento se consideraba sumamente confiable, fuerte y hermoso, a los ojos y poder de Dios resultan sumamente frágiles.  Imagina por un momento esa época.  Es como si hoy en día el pasaje dijera que la voz del Señor desgaja el acero más fuerte y la construcción más sólida.  Para ese entonces, el cedro era de los materiales más utilizados por su resistencia al agua y a los insectos.  Mientras que, para nosotros resulta un material fuerte e inquebrantable, para Dios es nada.  Su voz los desgaja cual papel común y corriente.  ¿Qué nos dice esto de Dios?  Que no solo podemos pensar que es amor.  No podemos estar encasillándolo a un solo atributo.  Tenemos que entender que Dios es complejo y nuestro deber es acercarnos a Él y conocerle.  Si bien, nos ama y busca constantemente, también es importante entender y reconocer su gran poder.  Hoy en día la cultura, principalmente Satanás, quiere hacernos pensar que hay muchos dioses y todos son iguales.  Todos podemos creer en lo que nos parezca correcto y está bien.  Todos podemos tener un dios distinto y mi Dios tiene que ser igual a tu dios.  ¡Esto no es correcto!  No te dejes engañar.  El Dios del que habla la biblia es el único Dios creador y Todopoderoso.  Ningún otro Dios se ha hecho hombre y resucitado.  Ningún otro Dios tiene las características del Dios de la biblia.  Investiga.  Descubre por ti mismo la verdad.  Ahora, si de todas maneras no quieres creerme, está bien.  Simplemente por pura lógica, no podemos tener todos dioses distintos y todos estar bien.  Forzosamente uno solo puede estar bien y los demás mal.  Me explico.  Si mi Dios, Jehová, es el verdadero, todo lo que dice la biblia (mucho ya se ha cumplido) se terminará de cumplir y cuando muramos habrá juicio para todos lo que no recibieron a Jesús.  No podemos ir a un juicio y al mismo tiempo reencarnar o ir a un limbo o no seguir a nada.  Algo tiene que pasar.  ¿Lo puedes entender?  El diablo quiere confundirnos haciéndonos pensar que todos los dioses son iguales y todos los caminos son iguales cuando la realidad dista mucho de este principio.  Siempre ha existido esta estrategia para confundirnos.  En 1 Reyes vemos cómo Elías confronta solo a los 450 profetas de Baal y demuestra cómo Jehová es el único Dios verdadero.  Cuando Josué manda espías a Jericó, la mujer que los esconde les dice que han visto y escuchado lo que su Dios ha hecho y saben que les ha entregado la tierra.  Los mismos demonios se humillan frente a Jesús al encontrarse con Él.  ¿Entonces?  No seamos soberbios e ignorantes.  Dios es Único y Soberano.  Dios es Real.  Dios es Todopoderoso y no hay nada por encima de Él.  Queramos creerlo o no, Él es y no necesita de nuestra aceptación para ser.  Medita en esto y busca entender el concepto que tienes de Dios.  Tal vez es necesario adaptarlo a la realidad pues has aceptado lo que la cultura dice como la realidad y hoy has aprendido que no es así.

Oración

Padre: gracias.  Es increíble estudiar tu palabra, meditar en ella y darme cuenta de lo perfecto y grande que eres.  Gracias por abrir mi entendimiento y quitar las confusiones que Satanás quiere crear para apartarme de Ti y minimizar tu esencia.  Te pido perdones mis pecados y me guíes para vivir conforme a tu voluntad, entendiendo que eres Soberano y Todopoderoso.  Te lo pido en Cristo Jesús.  Amén