Páginas vistas en total

20 feb. 2017

Salmos 33:8-9 Tema a Jehová toda la tierra; teman delante de Él todos los habitantes del mundo. Porque Él dijo y fue hecho. Él mandó y existió.

La persona más sabia que ha existido se llama Salomón.  Era tan sabio que la gente viajaba desde lejos para poder tener una audiencia con él y poder escuchar su opinión sobre algún aspecto en específico.  Él escribió el libro de proverbios y desde su primer capítulo nos dice que el principio de la sabiduría es el temor a Jehová.  Si la persona más lista nos está diciendo qué es lo mejor que podemos hacer, me parece muy pretensioso y absurdo no hacerle caso, ¿no crees?  Pero, ¿qué tipo de temor debemos tener?  En el idioma original, la palabra temor “yare” también se utilizaba como admiración, reverencia y respeto.  Jesús nos dice: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente.  ¿Qué mayor reverencia que ésta?  ¡Esta es la definición del temor a Jehová!  Entender quién es Él y quién soy yo.  Reconocer que Él dijo y fue hecho, que Él mandó y existió.  ¡Ese es Dios!  ¡Ese es el Dios en el que confío y a quién le entrego mi vida!  No es un Dios creado por hombres sino creador de los hombres.  No es un Dios que esperó a que hiciera algo para merecer su amor, sino que siempre me amó y, gracias a ese amor yo puedo amarle.  Tristemente hay gente que no quiere dejar su estilo de vida y prefiere juzgar y criticar al Señor.  Toman un versículo o un pasaje y lo transforman a su antojo.  En este caso, quieren hacernos creer que Dios está lejos y debemos tenerle temor como si su odio fuera a desbordarse sobre nosotros.  Critican lo que no saben y señalan lo que no entienden.  Hoy quiero animarte a aprender más de Jehová y conocer más de la biblia.  ¿Cómo saber que la premisa sobre el temor a Dios no es real y que debemos tomar el original como miedo y no como reverencia?  Simple.  1 Juan 4:19 nos dice que podemos amar a Dios porque Él nos amó primero.  ¿Cómo tener miedo a alguien que nos ama?  ¿Cómo pensar que me va a causar algún daño el Dios que decidió sacrificar a su Unigéntio para perdón de mis pecados?  ¡No tiene sentido!  La biblia no nos está diciendo que tengamos miedo de Dios, sino que tengamos en nuestra mente el lugar que le corresponde.  Él es Dios y nosotros no.
¿Qué sí debemos temer o tener miedo?  De no aceptar a su Hijo y pedir perdón por nuestros pecados.  De no entender que hay un cielo y un iniferno.  Miedo a darle la espalda por nuestra soberbia y pensar que podemos vivir sin Él.  Miedo a esuchar su palabra y no obedecerla y transformar nuestras vidas.
No dejes que estas palabras se esfumen.  Toma un momento para pensar en ellas.  ¿Temes a Jehová?  ¿Entiendes quién es Él y quién eres tú?

Oración
Señor: Tú eres Dios y reinas.  Tú hablaste y todo fue creado.  Perdona mis pecados y permite que pueda ser reconciliado contigo.  Hoy entiendo que me amas y puedo acercarme a Ti por ese amor que derramas sin que lo merezca.  Hoy entiendo quién eres y quién soy yo.  Gracias por esa misericordia y por acercarte a mí con tanto amor.  Toma mi vida Señor.  En Cristo Jesús.  Amén

7 feb. 2017

Salmos 33:6-7 Por la palabra del Señor fueron creados los cielos y por el soplo de su boca, las estrellas. Él recoge en un cántaro el agua de los mares y junta en vasijas los océanos.

Hay personas que no creen que Dios creó todo el universo.  Incluso cristianos dudan sobre Adán y Eva.  ¿Sabes por qué dudan?  Por soberbia.  Piensan que son más “listos” al aceptar el conocimiento que la humanidad ha adquirido durante miles de años en lugar de aceptar la omnisciencia (sabiduría total) del Señor.  Satanás es sagaz.  No es el diablito rojo que aparece en las caricaturas a lado de un ángel débil tratando de convencerte de hacer algo que está mal.  No.  Él es sabio como la serpiente.  Escurridizo.  Se disfraza de oveja, pero es un lobo que quiere devorar todo.  ¿Cómo llega esa oveja y a quiénes ataca?  Sutilmente.  Así como engañó a Eva busca engañarnos.  Utilizando partes de la verdad y tergiversando pequeños detalles para confundir.  ¿Sabes qué le dice a los que queremos acercarnos a Dios?  “Está bien, aprende algo de Dios pero no exageres; Dios te ayuda en algunos momentos de tu vida pero hay otras cosas que debes encargarte tú; te hace dudar que exista un infierno y que Dios realmente mande gente allá; te hace pensar que todos están bien porque Dios es amor; te hace dudar sobre la creación y veracidad de la biblia.”  Piénsalo.  Obviamente Satanás está detrás de un grupo de personas en específico: aquellos que quieren encontrarse con Jehová.  ¿Para qué perder el tiempo con aquellos que ya están de su lado?  Ahora, cómo podemos contrarrestar sus ataques.  Simple.  La biblia nos dice que Jesús es como un árbol y nosotros somos las ramas.  Si permanecemos en Él, damos fruto.  Si nos apartamos de Él, nos secamos y morimos.  ¡Lee la biblia!  Estudia.  Su palabra es poderosa.  Recuerdo de una persona que se reconcilió con el Señor estando en una prisión de máxima seguridad, leyendo solamente una página del evangelio de Mateo.  ¡Una página!  Yo conocí a esa persona así que no pienses que estoy inventando.  Con el pasaje de hoy podemos darnos una pequeña muestra de la perfección de su palabra y nuestra necesidad de acudir a ella para fortalecer nuestra fe.  Lee nuevamente el pasaje.  Si leemos Juan capítulo 1 dice: en el principio ya existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios.  Él estaba con Dios en el principio y por medio de Él todas las cosas fueron creadas; sin Él, nada de lo creado llegó a existir.  ¿Quién es el Verbo?  Cristo.  A través de Él fueron creadas todas las cosas mientras el Padre también estaba con Él y el padre era Él.  ¿Puedes ver cómo la biblia se complementa?  Lo que escribió el salmista fue corroborado por Juan alrededor de mil años más tarde.  ¿Coincidencia?
Ahora, esto es un poco complicado de entender y por eso la explicación del Salmo resulta perfecta: Dios utiliza vasijas para contener los océanos y un cántaro para los mares.  ¿Qué quiere decir?  Que su grandeza y poder van mucho más allá de lo que nosotros podamos comprender.  Lo que para nosotros es una inmensidad, para Dios es algo tan simple y pequeño que lo puede contener en una simple vasija.
La biblia es clara.  La creación se dio por la palabra del Verbo.  Hoy quiero animarte a que te acerques a Él.  Hoy quiero animarte a que hagas a un lado tu orgullo y permitas que Dios te sorprenda con la perfección de su palabra.  No la descartes ni la minimices.  Mejor estúdiala.  Piensa en esto: qué puedes perder al estudiar el libro más leído de toda la historia.   Nada.  Al contrario, puedes ganar demasiado.
Oración

Padre: vengo a tus pies a pedirte perdón.  Todo este tiempo he dejado que Satanás me confunda y dude de tu palabra.  Hoy entiendo que tu palabra es perfecta, Tú eres perfecto y yo no puedo dar dimensión a tu presencia.  Perdona mis pecados Señor.  Te pido que quites mi soberbia para que pueda ver y escuchar tu voz claramente.  Abre mi entendimiento para que tu palabra me revele todo acerca de Ti.  Te lo pido en Cristo Jesús.  Amén.

31 ene. 2017

Salmos 33:5 El Señor ama la justicia y el derecho, llena está la tierra de su amor.

Algunos de ustedes saben quién es Tiger Woods.  Uno de los mejores golfistas de la historia.  Otros sabrán quién es Lance Armstrong.  Uno de los mejores ciclistas.  Dudo que alguien no sepa quién es Elvis Presley.  ¿Sabes?  Es fácil admirar a aquellos que logran algo espectacular.  ¿Cómo evitarlo?  Imposible.  Aunque no supiera nada de golf, ver jugar a Tiger resultaba algo increíble.  Uno no tiene que ser conocedor de música para disfrutar escuchando a Elvis.  Simplemente son personas únicas con un talento envidiable.  Tristemente, estos tres ejemplos terminaron cometiendo errores gravísimos que de acabaron con su carrera.  Elvis abusó de las drogas y falleció.  Lance Armstrong admitió que utilizó productos prohibidos (drogas) para mejorar su desempeño y le fueron quitadas las medallas que había ganado.  Tiger, engañó a su esposa, se divorció y simplemente no pudo volver a ser el mismo de antes.  Cuando alguien es famoso o exitoso, lo elevamos a un estatus que no le corresponde.  Pensamos que son perfectos.  Pensamos que sus vidas son distintas a las nuestras.  Más triste aún, pensamos que sus vidas son mejores que las nuestras.  No escribo esto para señalar a los que han cometido errores.  ¡Al contrario!  Lo escribo para señalarnos a nosotros mismos y darnos cuenta que estamos buscando en el lugar equivocado.  Esa perfección solamente la encontramos en Cristo.  La biblia nos dice que Dios habló a los discípulos diciendo que Jesús era su Hijo y en él se complacía.  El pasaje de hoy nos dice que Dios ama la justicia y el derecho.  Cristo era el ejemplo mismo de justicia y derecho.  Dios es el ejemplo de justicia y derecho.  No podemos esperar que la gente cumpla con lo que solamente Cristo pudo cumplir.  ¡Nuestros ejemplos a seguir no pueden ser políticos, artistas o deportistas!  Nuestro ejemplo debe ser Jesús.  Cuando leo este pasaje: el Señor ama la justicia y el derecho; entiendo que debo amar yo lo mismo que Él ama.  Yo debo buscar la justicia.  Yo debo buscar el derecho.  ¿Dónde encuentro ese ejemplo perfecto?  En Cristo.  No en los pastores de una iglesia.  No en algún líder religioso.  En Jesucristo.  En Dios.
Hay gente que no puede entender que haya justicia y derecho de la misma mano que el amor, pero este pasaje nos explica lo contrario.  Dios no dejará de ser Dios ni quitará sus mandamientos para que nuestras faltas sean pasadas por alto.  Al mismo tiempo, su amor sigue derramándose en esta tierra y sobre nosotros para que nos demos cuenta de nuestro pecado, de nuestra necesidad de Él y dejar de pecar.  Dios ama.  Abundantemente nos ama.  Al mismo tiempo ama la justicia y el derecho.  No podemos cambiar a Dios.  No podemos alterar sus principios.  La gente quiere pensar que puede pero la realidad es que es imposible.  Dios es Dios.  nosotros no somos nadie para cambiar lo que Él ya estableció.  Ahora, ¡el mensaje es hermoso!  Hay orden, justicia, derecho y al mismo tiempo amor.  ¡Imagina que no supiéramos cómo agradar a Dios sabiendo que además vendría justicia!  Sería un caos.  Jehová tiene todo en orden.  Nos da la pauta.  El camino.  Las formas.  Además, mandó a su Unigénito para desbordar su amor sobre nosotros.  Aunque esto fuera suficiente, cuando le aceptamos, su Espíritu viene a vivir dentro de nosotros.  ¿No te parece increíble?

Oración

Señor: gracias.  Tu amor no lo merezco y aun así lo derramas todos los días sobre mí.  Gracias por enseñarme que todo está bajo tu control.  Que amas el derecho y la justicia mientras que al mismo tiempo nos amas incondicionalmente.  Hoy aprendí que debo poner mi mirada en Ti y solamente en Ti.  Te pido me des sabiduría para caminar siempre en tus pasos y agradarte en todo lo que haga.  En Cristo Jesús.  Amén